Publicado: 9 de Septiembre de 2017

Si no tienes aire acondicionado en casa es muy probable que te estés planteando ponerlo.


También es probable que te asalten muchas dudas a la hora de comprar un aire acondicionado: ¿Qué potencia necesito? ¿Dónde lo coloco? ¿Dónde lo compro? ¿Quién es mejor que me lo instale? y también una muy importante ¿Cuándo es más rentable instalar el aire acondicionado?


Lo ideal sería otoño y primavera, pero también hay buenas ofertas en verano

  • A esta última pregunta es fácil contestar usando una explicación económica: el otoño y la primavera son las épocas ideales para instalar aire acondicionado. ¿Por qué? Pues por la ley de la oferta y la demanda.
  • En verano, en cuanto aprieta el calor, las neuronas se nos derriten a todos por igual, y decidimos en masa que ya ha llegado el momento de dejar de pasar calor. Eso hace que la demanda tanto de aires acondicionados como de instaladores se dispare y que, lógicamente, los precios suban.
  • Sin embargo, existen excepciones a esta regla, y también se pueden encontrar buenas ofertas en verano, para que podamos instalarnos el aire acondicionado con el mejor servicio y al mejor precio
  • Un inconveniente de comprar un equipo de aire acondicionado en verano son las largas listas de espera para conseguir que te instalen el mismo, 3 o  4 semanas es el media habitual.

Vendedor e instalador, mejor que sea la misma empresa
  • Otro asunto importante es el dónde comprar el aire acondicionado y quién es mejor que lo instale. Aquí lo recomendable es que compremos y encarguemos la instalación a la misma empresa. Los motivos son varios: por un lado, podrá ofrecernos un precio más competitivo y, por el otro, en caso de avería solo una empresa será quien deba responder, bien por el aparato, bien por una instalación defectuosa. Si son dos diferentes, pueden echarse la culpa unos a otros.
  • Además, que quien nos venda el aparato vaya a ser quien nos lo instale también es importante a la hora de decidir la potencia del aire acondicionado y el lugar de instalación, ya que aunque es fácil calcular de manera orientativa la potencia que vamos a necesitar o dónde queremos colocarlo, son los profesionales quienes mejor nos pueden asesorar.